12 jul. 2011

La Leyenda de la Reina Mora


En la comarca del Priorat, en el interior de Tarragona, de donde salen también unos muy buenos vinos, se encuentra un pequeño poblado llamado Siurana (de Prades) asentado sobre una peña rodeada de acantilados y barrancos, que en conjunto forman un entorno espectacular, y que tuvimos la fortuna de conocer recientemente.

Dado su difícil acceso, fue el último reducto árabe en ser reconquistado por los cristianos en Cataluña, tras ser asediada su castillo allá por el siglo XII. Cuenta la leyenda que por aquel entonces vivía allí la reina Abd-el-azia, que al llegar las tropas cristianas, prefirió saltar al abismo con su caballo antes que caer en manos enemigas. El caballo, al ver la sima imponente, intentó pararse, pero el impulso era tan fuerte que se precipitaron al vacío. Hoy, cerca del precipicio aún puede verse la profunda marca de la herradura del animal hecha en la roca cuando éste intentó frenar.


Hoy día Siurana es un bello pueblo con casas hechas de piedra, la mayoría restauradas y convertidas en posadas, restaurantes o alojamientos rurales. Tiene una iglesia románica  en perfecto estado, además de las ruinas del mencionado castillo. Andar por sus estrechas calles empedradas, y descubrir sus encantadores rincones, nos ofrece gratas sensaciones.  Pero quizás lo mejor sean sus vistas hacia el valle o las formaciones rocosas de los alrededores, muy visitadas por los aficionados al montañismo y la escalada.


Otra recomendación para quienes se acerquen por aquellos lados ahora en verano, y quieran hacer un paréntesis de playa. Dejo pendiente para una próxima visita  el pasar una noche allí, creo que debe ser algo…

No hay comentarios.: