30 dic. 2009

Terminamos el año hablando de cine


Con las tecnologías estereocópicas (imagen 3-D) y de captura de imagen actuales, se plantea una revolución en la forma de hacer cine, como lo acaba de demostrar James Cameron y su equipo con Avatar. Este film explota muy bien todos estos recursos y, aunque no se traten de una novedad, el resultado final es bastante bueno comparado con producciones de años anteriores.

14 años de trabajo y muchos millones de dólares no sólo han valido la pena a nivel económico (en los primeros días de exhibición ya se ha garantizado el retorno de la inversión), sino que nos han dejado una obra fantástica, una experiencia visual increíble, un verdadero espectáculo. Lógicamente la historia también tiene que ser buena para emprender tal esfuerzo, y lo es, a pesar de algunas críticas, que no comparto, que la tildan de repetitiva, aburrida o predecible.

Para el 2010 se esperan muchos estrenos en formato 3-D, entre ellas Alice in Wonderland, de mi director favorito actualmente: Tim Burton. Una apuesta de Holywood para reducir sus pérdidas provocadas, según, por las descargas ilegales, y hasta que esta característica no llegue a los televisores. Esto no quiere decir que en el futuro sólo habrá películas 3-D en los cines, ya que este formato se adapta más a tramas de fantasía y ciencia ficción que a una historia policial o un drama.

Veremos si esta tendencia se mantiene durante la próxima década, que para mi empieza mañana. A propósito: FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!!!

No hay comentarios.: